Las tasas de homicidio en Latinoamérica están en niveles de epidemia

portada

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ha publicado su Informe Regional de Desarrollo Humano 2013-2014, “Seguridad Ciudadana con rostro humano; diagnóstico y propuestas para América Latina”. Resumimos aquí algunas conclusiones interesantes:

  • América Latina presenta más de 100.000 homicidios registrados por año. La mayoría de los países de la región tienen tasas de homicidio con niveles de epidemia.
  • Entre 2000 y 2010 la tasa de homicidios de la región creció 11%, mientras que en la mayoría de las regiones del mundo descendió o se estabilizó.
  • En una década han muerto más de 1 millón de personas en Latinoamérica y el Caribe por causa de la violencia criminal.
  • Los robos se han casi triplicado en los últimos 25 años.
  • En un día típico, en América Latina 460 personas sufren las consecuencias de la violencia sexual; la mayoría son mujeres.
  • La impunidad es alarmante: los estados de la región muestran grandes déficits de capacidades en materia de justicia y seguridad.

Las seis amenazas principales

1. Delito callejero.

2. La violencia y el delito callejero ejercido en contra y por los jóvenes.

3. Violencia de género.

4. Corrupción.

5. Violencia ilegal por parte de actores estatales.

6. Delincuencia organizada.

Pobreza y criminalidad

Según la tabla adjunta, Nicaragua tiene el segundo mayor porcentaje de población en pobreza (58.3%) de la región, superado sólo por el de Honduras. La tasa de criminalidad por robo en Nicaragua es muy elevada (489), y sin embargo la de homicidios se mantiene relativamente baja (9.1).

pobreza y criminalidad

Los robos con violencia en Nicaragua tienen una frecuencia muy elevada. Como puede verse en la tabla (debajo) hay más de estos robos en Nicaragua que en países como El Salvador o México.

robo lat imag

A pesar de que no existen fórmulas mágicas, la inseguridad sí tiene remedio. América Latina cuenta con experiencias y lecciones aprendidas: desde la mejora de la actuación policial y el trabajo cercano con las comunidades; pasando por la recopilación de información estadística y la adopción de nuevas tecnologías para enfocar los esfuerzos de prevención en las áreas de riesgo; hasta la creación de unidades especializadas para brindar atención a grupos en situación de vulnerabilidad como jóvenes y mujeres que han sido víctimas de la violencia.

¿Qué hacemos en Redes de Solidaridad?

Ya en un diagnóstico de 2010 la población de Nueva Vida declaraba que la inseguridad ciudadana en el barrio era una de sus principales preocupaciones. Por ello, el tema fue seleccionado como prioritario en los sucesivos programas institucionales. Es de hecho, junto a Salud y Educación, uno  de los 3 ejes priorizados en las actividades de participación ciudadana.

Uno de los frutos más importantes de ese trabajo compartido entre pobladores/as, Redes de Solidaridad e instituciones fue la reapertura de una estación de la Policía Nacional permanente en  Nueva Vida (ver aquí). La presión social y el apoyo de todos los participantes (incluída la Alcaldía de Ciudad Sandino) fueron factores decisivos para viabilizar esta presencia policial. El reto ahora es conocer de qué manera esta estación está mejorando o no los niveles de seguridad en Nueva Vida.

Anuncios