Impresiones en Nicaragua al primer vistazo (3): Enrica


Hoy, la tercera entrega. Les dejamos algunas de las primeras impresiones de Enrica, una de nuestras voluntarias italianas del “Cantieri della solidarietá 2011”.

Hace mucho tiempo que deseaba tener una experiencia en el ámbito de la cooperación internacional. Lo que probablemente me empujó a tomar la decisión de partir hacia esta tierra lejana fue el deseo de conocer algo diferente de mi forma de ser, de mi mundo, encontrar nuevas personas e intentar descubrir mi “camino”.

Me han gustado mucho las propuestas de Caritas porque me parecieron muy bien estructuradas. Además ¡me encantaba la idea de venir a conocer Nicaragua!

A decir verdad, yo conocía este país más que nada por la Revolución Sandinista. Y… me esperaba encontrar un país orgulloso de su historia, dirigido hacia un desarrollo solidario.

Lo que más me afectó llegando a Managua fue la sensación de “inmovilidad”. Saliendo de la capital y llegando a San Juan del Sur hemos visto escasas empresas, fábricas, y sí algunas pequeñas tiendas que venden productos básicos. Además, en esta localidad turística de San Juan muchos de los dueños de los restaurantes y de los hostales son extranjeros y no nicaragüenses.

¡Los transportes son un capítulo aparte! Buses y taxi estropeados y con un nivel de hacinamiento impresionante recorren calles que muchas veces no están adoquinadas. La sensación más fuerte que siento es de potencialidades no disfrutadas y resignación de la población. Las viviendas humildes, las chabolas escondidas en la vegetación de Ometepe, los caballos y las vacas flacas que se encuentran en las calles, la mujer sentada cerca de mí en el bus, que todas las mañanas viaja de Managua hasta San Jorge 2 horas en el bus, para ir al trabajo, pero que nunca se queja por el retraso, por la cantidad increíble de gente, por las calles estropeadas, ¡por nada!

La resignación y la pasividad parecen el elemento que carateriza también a Nueva Vida: aguas negras circulando por las calles, suciedad, chabolas calentísimas y pequeñísimas. No obstante esta situación, no percibo un sentimiento de rabia ni alguna forma de contestación contra esta pasividad. Nos explicaron que en este país es enorme el asistencialismo de muchas organizaciones internacionales. Valoro muchísimo el intento de Redes de responsabilizar a los pobladores, con un proyecto que intenta formar una población activa que pueda salir con su propio esfuerzo de la situación de pobreza extrema en la que vive.

¿Cómo se puede aceptar todo esto? Que tu hijo muera, que tu familia viva en una barraca al lado de la chureca (basurero), sin intentar cambiar por lo menos… algo.

Las organizaciones de Redes y de El Güis, junto con sus trabajadores, parecen un pedazo de paraíso en el medio del infierno, y lo que más admiro es que a ellos no les venció esta sensación de impotencia.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Sofia Lacayo
    Ago 18, 2011 @ 14:24:00

    Enrica:

    Me impresiona tu testimonio, abriste tu corazòn para compartir una pequeña radiografía de lo que es mi país, efectivamente que tenemos muchas carencias, demasiada pobreza, pero tenemos lo mas bello “las ganas de vivir”, y salir adelante, y aunque la vida tenga muchas trampas y problemas, en cada uno de ellas hay un lado positivo.

    En todos los países hay pobreza, la nuestra es más desnuda y se aprecia a la vista.

    Pienso en el gran valor que dejara tu experiencia de vida en Nicaragua.

    Les deseo un dia lleno de alegrias y bendiciones!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: