Los niños y niñas del Centro Escolar Redes de Solidaridad participan en el Cabildo Municipal

Una niña alumna de Redes se inscribe como participante en el Cabildo Municipal

El pasado día 15 de abril tuvo lugar en la Alcaldía Municipal de Ciudad Sandino el Cabildo Municipal de la Niñez y la Adolescencia. Este acto estuvo dirigido a niñas, niños y adolecentes de centro educativos públicos y privados de Ciudad Sandino, para que con su participación resaltaran las necesidades más importantes en sus comunidades. De esta manera se abre la posibilidad de realizar proyectos municipales que respondan a estas necesidades.

Al acto asistieron diversas autoridades municipales, entre las que cabe destacar a funcionarios de los ministerios de Educación (MINED) y Familia (MIFAM), ENACAL (Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillado), Policía Nacional y la citada Alcaldía.

El grupito de Redes al completo

Alumnos y alumnas del Centro Escolar Redes de Solidaridad asistieron al Cabildo, y lo hicieron en un número superior al de otros centros, en recompensa por su activa participación. Fueron 10 los niños y niñas participantes en el Cabildo Municipal.

Entre los problemas que afectan a nuestro barrio, Nueva Vida, los niños expusieron la inexistencia de un puente de acceso; el vertedero incontrolado (la Churequita) como foco de enfermedades para todos los habitantes y en especial para los más cercanos a la zona occidental del barrio; y la inseguridad ciudadana.

Los niños y niñas del Centro Escolar fueron acompañados por personal de las áreas de Educación y Organización y Participación Ciudadana de Redes de Solidaridad.

Desde aquí felicitamos a los pequeños participantes: ellos y ellas son el futuro de una Nueva Vida organizada y participativa que pueda propiciar las mejoras que nuestro barrio demanda.

Los niños y niñas de Redes de Solidaridad tuvieron una participación muy activa en el Cabildo, celebrado en las instalaciones de la Alcaldía de Ciudad Sandino

Anuncios

Desastres naturales en Nicaragua. Tres razones, muchas tragedias, algunas ideas


Nicaragua es, en extensión, un país pequeño: apenas 130.000 Km2, a los que además hay que restar las enormes superficies lacustres, entre las que destacan nuestros lagos Cocibolca (más de 8.600 Km2) y Xolotlán (poco más de 1.000 km2). Siendo un país tan pequeño, nuestro historial de catástrofes naturales es sin embargo tremendo. Huracanes, terremotos, tsunamis, deslaves, inundaciones y un largo etcétera han pasado por Nicaragua dejando destrucción, pérdidas y tristeza.

Una aclaración para empezar: los desastres no son naturales. Los fenómenos sí son naturales, y en determinadas circunstancias, provocan daños, crisis y desastres. Las pérdidas, ya sean materiales o humanas, tienen que ver con las estructuras o modificaciones realizadas por la mano del ser humano. Nuestra especie con sus obras provoca riesgos y vulnerabilidades.

¿Por qué tantos desastres naturales en Nicaragua?

Primera razón: Nicaragua está ubicada en el Cinturón de Fuego del Pacífico.

Este Anillo de Fuego lo forman las costas del Pacífico, desde Oceanía hasta las Américas, pasando por Asia. El mismo Anillo que ha formado los volcanes de Nicaragua está produciendo en estos momentos terremotos en Japón, como el que el 11 de marzo de 2011 provocó en este país miles de víctimas mortales y gravísimos escapes radiactivos (central nuclear de Fukushima).

El Cinturón de Fuego del Pacífico concentra algunas de las zonas más activas del planeta. Una gran cantidad de placas tectónicas interactúan y provocan, con sus roces y hundimientos, volcanes y movimientos de mayor o menor envergadura.

En concreto, Nicaragua es parte del Arco Volcánico Centroamericano, un segmento de este Anillo de Fuego. En Nicaragua, las placas Cocos y Caribe, en su movimiento de subducción (la placa Cocos se hunde bajo la placa Caribe), generan nuestros hermosos volcanes y los temidos temblores.

El fenómeno de subducción, de forma gráfica

Segunda razón: la ubicación geográfica de Nicaragua favorece tormentas y huracanes

Por un lado, nuestra latitud tropical favorece la formación de grandes masas nubosas, procedentes de los océanos, que al encontrarse con tierra firme tienden a precipitar su enorme carga de agua en forma de lluvia. Si estas masas son muy grandes e incrementan su velocidad pueden formar huracanes. La forma peculiar en arco de la costa centroamericana y la parte sur de Estados Unidos son como una pared con la que chocan las masas nubosas del Atlántico. Los ciclones tocan tierra y… llega la tormenta.

Ver aquí riesgos climáticos extremos en Nicaragua

Un ejemplo de cómo entran los huracanes por el Caribe

Tercera razón: la acción humana agrava las amenazas

Una mala planificación urbana, una construcción incontrolada y de poca calidad, la deforestación, la erosión de los suelos, etc., son el perfecto caldo de cultivo para la tragedia. Nuestra acción como seres humanos en Nicaragua no es más que el impacto en un territorio ya de por sí amenazado. Casi todos los centros urbanos de Nicaragua son zonas de riesgo, pero el premio mayor es para Managua: un territorio cuajado de peligrosos cauces de agua, cruzado por numerosas fallas tectónicas activas, en el que el ser humano se empeña en construir sus viviendas e infraestructuras, la mayor parte de baja calidad desde el punto de vista técnico. Managua, capital de la República y la mayor concentración humana del país, ha sido definida como “el colmo de la vulnerabilidad” (Lorenzo Cardenal) o “el engendro de los cataclismos” (Gioconda Belli)… aunque esto sea triste para los centenares de miles de personas que cada día nos movemos por Managua.


Breve historia de los desastres naturales en Nicaragua

Sin aspirar a ser un recuento exhaustivo, estos son algunos de los mayores desastres naturales ocurridos en Nicaragua:

Año 1570: una avalancha en el volcán Mombacho provocada por un temblor mata a los 400 vecinos del poblado del mismo nombre.

Año 1610: el Momotombo hace erupción. Los temblores y los sedimentos del Xolotlán obligan a abandonar la que entonces era la capital del país, León (León Viejo).

Año 1663: Un terremoto destruye casi totalmente León. La navegación del río San Juan queda cortada.

Año 1835: la megaerupción del Cosigüina, calificada como la mayor erupción volcánica registrada en América, provoca tal cantidad de cenizas que el país entero queda oscurecido.

Año 1844: la ciudad de Rivas es destruida por un terremoto.

Año 1876: un aluvión desde Las Cuchillas destruye la parte occidental de Managua.

Año 1931: un terremoto destruye Managua. Causa 1.500 muertos y más de US$200 millones en daños.

Año 1968: un terremoto daña 1.000 casas en Managua, en las colonias Centroamérica y Morazán.

Año 1972: un terremoto destruye Managua. Provoca 10.000 muertos y más de US$800 millones en daños.

Año 1982: el huracán Alleta causa 63 muertos y US$60 millones en daños.

Año 1988: el huracán Joan mata a 163 personas y causa US$90 millones en daños.

Año 1992: un terremoto-tsunami provoca en la costa del Pacífico nicaragüense un frente de 200 Km de longitud con olas de hasta 9,9 metros de altura. Causa 179 muertos, la mayor parte niños.

Año 1998: el Mitch, “el huracán del siglo”, provoca 3.200 muertos y más de US$1.500 millones en daños.

Año 2007: el huracán Félix provoca 159 muertos. En Sandy Bay (Caribe nicaragüense) la destrucción fue total.

¿Podemos hacer algo frente a los desastres naturales?

Cuando la naturaleza ataca con fuerza, es muy poco lo que se puede hacer para detenerla. Pero sí podemos hacer mucho para disminuir las pérdidas, tanto humanas como materiales, que los futuros desastres provocarán en Nicaragua. Algo sí es seguro: estos desastres seguirán ocurriendo en Nicaragua.

Algunas ideas:

  • Mayor inversión en prevención de desastres,
  • Elaboración y cumplimiento de planes de ordenamiento territorial, que regulen sobre todo los asentamientos humanos,
  • Respeto a las recomendaciones sobre técnicas constructivas,
  • Freno a la deforestación y erosión, impulso de la recuperación forestal, control de las actividades agropecuarias.
  • Formación de la población para enfrentar con seguridad desastres naturales.

Estas y otras medidas podrían evitar o minimizar los enormes costes humanos y materiales que los terremotos, huracanes, riadas o deslaves seguirán provocando en Nicaragua. Disminuir nuestra vulnerabilidad ante los eventos naturales es uno de nuestros mayores y más urgentes retos como sociedad.

El volcán San Cristóbal, el más alto de Nicaragua

“Leer fue lo más lindo”

La Semana de Promoción de la Lectura en la Biblioteca del Centro Escolar de Redes ha sido un éxito enorme. Tanto, que hemos decidido reproducir aquí algunas opiniones recogidas en la Cajita de Sugerencias.

Los niños depositan sus impresiones y sugerencias en la Cajita

En primer lugar, algunos comentarios de los niños y niñas recibidos tras la actividad en la Biblioteca:

“Me gusta todo lo de la biblioteca y me gustaría poder leer más y aprender más”. Rosa Karina, 5º grado.

“Leer fue lo más lindo”. Perla, 6º grado.

También los adultos opinaron. Aquí están un par de opiniones de mujeres que pertenecen a los grupos de EBA, Educación Básica de Adultos:

“Me gusta como está todo, bien ordenado”. Ana Lucía, III nivel de Educación Básica de Adultos.

“La Biblioteca es alegre y maravillosa, sorprendente”. Irania, III nivel de Educación Básica de Adultos.

Por último, el personal de Redes de Solidaridad ofrece sus opiniones:

“Esta es una buena forma de conquistar a los lectores. En nuestra comunidad, e incluso en el propio Centro, no nos gusta practicar la lectura”. Martha.

“Sería bueno que alguien estuviera en la Biblioteca contando cuentos para los más pequeños”. Sobeida.

“Buenísima la exposición. Es importante promover la lectura entre los trabajadores”. Zoila.

“Quiero más literatura nicaragüense y libros sobre personajes de nuestro país”. Haydeé.

Los niños y niñas crearon su propio libro de cuentos y leyendas

El deseo de la Biblioteca y de Redes de Solidaridad es que esta actividad haya servido para acercarnos más a los libros y a percibir que estos son una fuente inagotable de disfrute. Y si alguien ha descubierto, en estos días, el libro de su vida, nuestro goce sería completo.

“La literatura es siempre una expedición a la verdad.” Franz Kafka.

Libros, lectura, aventura… el 23 de abril se celebra el Día del Libro

Nuestra Biblioteca, una joyita en el barrio Nueva Vida

“Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora…”. Dentro de muy pocos días celebraremos en toda Nicaragua el Día del Libro. Algunos dicen que no hay mucho que celebrar: el hábito de lectura en nuestro país es muy escaso, como lo es la cantidad de libros editados anualmente.

Libros para disfrutar y compartir

Pero en Redes de Solidaridad pensamos que lo mejor es preparase para la ocasión. Durante toda esta semana, que además es la última de clases antes de las vacaciones escolares de Semana Santa, estamos celebrando nuestra particular Semana del Libro. Un repaso por nuestra querida Biblioteca para conocer y revisar el enorme caudal de conocimiento atesorado en esas miles y miles de páginas.

Redes de Solidaridad cuenta con una gran joya cultural en el recinto de su Centro Escolar: una Biblioteca con más de 6.000 volúmenes, accesible a toda nuestra población escolar y también a la población en general.

Algunos ejemplares de literatura nicaragüense

La Biblioteca cuenta con todo tipo de libros: literatura nicaragüense, en español y en otros idiomas; libros de texto escolares, enciclopedias, diccionarios, láminas didácticas y un largo etcétera.

El personal de Redes, inmerso en la difícil elección de un libro

Como parte del Centro Escolar, la Biblioteca organiza actividades para promover la lectura como placer y también como apoyo a la labor de los y las docentes.

Los libros pueden dar a nuestra infancia largas horas de felicidad

A celebrar todos y todas el Día del Libro:

leer no es un deber, es un placer.

El equipo de Redes de Solidaridad se proclama campeón municipal de fútbol

El equipo de fútbol del Centro Escolar Redes de Solidaridad formado por 12 alumnos de los grados 3º, 4º, 5º y 6º de Primaria se proclamó campeón del municipio de Ciudad Sandino.

En el campeonato, promovido por el Ministerio de Educación, MINED,  participaban un total de 8 equipos de diferentes colegios.

Por segundo año consecutivo, los alumnos de Redes de Solidaridad son los mejores de Ciudad Sandino.

Esta victoria facilita que nuestros alumnos pasen al campeonato departamental. Un reto aún más difícil para estos niños de Nueva Vida. Les deseamos toda la suerte en sus próximos compromisos deportivos.

La promoción del deporte es otra forma de defender y promover los Derechos de la infancia. Todos los niños y niñas de Nueva Vida tienen derecho a jugar y a divertirse. Por ello, Redes de Solidaridad promueve actividades deportivas que faciliten el desarrollo de nuestros niños y su capacidad de actuar en equipo.

¡Felicidades!

CANTERA presenta un estudio sobre atención a la primera infancia

Nuestras amigas y amigos de la ONG CANTERA, Centro de Comunicación y Educación Popular, han presentado recientemente un interesante estudio con el título “Políticas y Prácticas de Atención a la Primera Infancia en Guatemala, El Salvador y Nicaragua”. Con el apoyo de la Fundación Bernard Van Leer, CANTERA ha sido la organización responsable de realizar la parte del estudio que le corresponde a nuestro país.

El objetivo del trabajo es el de analizar las políticas públicas e instrumentos dirigidos a la atención de la niñez de 0 a 3 años, e identificar posibles acciones para el futuro en los tres países.

Del estudio se desprenden algunas conclusiones importantes:

  • Un elemento común a los tres países analizados es la ausencia de legislación y políticas hacia la primera infancia.
  • A pesar de la importancia relativa de su trabajo, las instituciones u organizaciones sociales enfrentan dificultades para generar coordinaciones interinstitucionales con el sector público.
  • La violencia comunitaria y el maltrato son realidades que constituyen una importante barrera sociocultural.

Una reflexión muy relevante es que, al parecer, los actores políticos reconocen que para disminuir la grave inequidad social en Nicaragua, la atención a la primera infancia es un asunto estratégico. Esto debería verse plasmado no sólo en los programas gubernamentales, sino también en el quehacer de las instituciones públicas responsables de la defensa y promoción de los derechos de la Niñez.

CANTERA es una organización cuya misión es contribuir a la construcción de una sociedad más justa, equitativa y sostenible, a través del fortalecimiento de las identidades y capacidades de las personas con quienes trabajamos, tanto en su ámbito individual como colectivo, desde la concepción y práctica de la Educación Popular, la perspectiva de género, generacional, agro-ecológica, ética y espiritual.

Redes de Solidaridad desea reconocer el trabajo de CANTERA y darles nuestra enhorabuena por la difusión del estudio que, esperamos, sirva para sentar las bases de una atención infantil cada vez más profesional y eficiente.