Voluntarios/as en Redes de Solidaridad: la experiencia de María Ruiz-Clavijo


María Ruiz-Clavijo, española y de la Compañía de María,  ha compartido estos dos últimos meses con nosotros, con todas y todos los que formamos Redes de Solidaridad. Nada que añadir a lo que ella nos dejó escrito, más que ¡gracias otra vez, María!

maria

GRACIAS POR HACERME SENTIR COMO EN CASA

Porque fui extranjera y me acogisteis…

Será porque vuestra piel recuerda al color de la tierra mojada, será porque vuestra sonrisa es blanca como de nube, será porque vuestro abrazo es cálido como el clima, será por la alegría de vuestros bailes en la fiesta, será porque en la pobreza no os olvidáis de acoger al que llega… sea por lo que sea, amigos y amigas me hicisteis sentir como en casa.

Conmigo van las camisas bien blancas con las que cada día tomáis la calle rumbo a la escuela, ni el polvo del camino puede deslucirlas. Y esos trajes de baile con los que expresáis la riqueza de la cultura que acumula vuestro pueblo.

Conmigo van vuestras luchas por seguir adelante, en esa joven madre que lleva a su bebé bien pegado y camina rodeada de su prole, en esas mujeres que palmean las tortillas en la cocina de leña y en esas otras que erguidas cargan canastos en sobre su cabeza.

Conmigo va la exuberancia de la naturaleza en vuestra tierra, en el verde de los árboles, en la variedad de las frutas, en la altura de los volcanes, en lo hermoso de los lagos y en lo bravo de los mares.

Conmigo va el corazón apasionado que late en Redes de Solidaridad, la humanidad, el respeto y el compromiso con toda persona que llega. Conmigo va toda esa parte que no aparece presupuestada en ningún proyecto y que sin embargo es lo que lo mantiene vivo y lo hace duradero.

Gracias a todos y todas por permitir que viva en mí el encuentro entre “mundos”, haciéndome descubrir vitalmente que la humanidad es una, que no es más el que más tiene, sino el que sabe conservar aquello que nadie le puede quitar, su dignidad.

Gracias porque desde la fe en el Señor Jesús puedo reconocer que su Proyecto, su sueño para la humanidad, aquí también se está gestando, en medio de ustedes, en lo pequeño pero con un dinamismo imparable.

Y por último gracias también a la universalidad de la Compañía de María por su presencia y compromiso con Nicaragua y por haber pensado en Redes de Solidaridad a la hora de enviarme a esta experiencia.

Ojalá que lo vivido aquí entre todos ustedes, todo eso que desde ahora va conmigo y que antes no estaba, haga de mí una mujer más agradecida, más sencilla, más disponible, más humana.

Me llevo “el corazón lleno de nombres”.

María Ruiz-Clavijo Ponce de León

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Anónimo
    Sep 03, 2012 @ 17:44:18

    Una mujer enorme María…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: