El hambre aumenta.

Viñeta tomada de “El Nuevo Diario” de Managua, donde se observa en tono lúdico  cómo se las ingenian los “nicas” para poder comer con la situación salarial y el alza de los alimentos en el país.

 

 

Según un informe publicado el día 18 de septiembre de 2008 por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), el número de desnutridos en el mundo ha aumentado en 75 millones de personas en el año 2007. Antes de la reciente alza de los precios de los alimentos el número de personas desnutridas en el mundo era de 850 millones. Hoy las personas desnutridas suman en el mundo 925 millones.

 

La FAO reconoce que alcanzar la meta fijada en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación de 1996 de reducir a la mitad la cifra de hambrientos es una posibilidad cada vez más remota.

 

Los datos del Banco Central de Nicaragua son definitivos: el salario mínimo en el país es de 1,197.0 córdobas al mes, mientras que el coste de la canasta básica familiar es de 8,674.9 córdobas al mes. Es decir, un trabajador necesita SIETE EMPLEOS para cubrir las necesidades de su familia. Estos datos son tan ridículos que darían risa si detrás no hubiera grandes dramas. 

 

La estructura de nuestra sociedad actual, cada vez más global e interconectada, no puede calificarse de otra manera que de vergonzosa. Los ricos del mundo son cada vez más ricos a pesar de la crisis financiera mundial: el dinero llama al dinero. Según el diario El País, de España, “el 1% de todas las familias poseían el año pasado el 35% de las riquezas del mundo, y el 0,001 por ciento, los más ricos entre los ricos, que poseen al menos 5 millones de dólares (3,5 millones de euros) en activos, contaban con 21 billones de dólares (14,7 billones de euros), un quinto de la riqueza mundial total”. En conclusión: nuestros hermanos, los seres humanos que en este momento comparten el planeta con nosotros, siguen muriendo de hambre por un puro cálculo político y económico. Por codicia y sin piedad.

 

No podemos seguir de brazos cruzados, y no hay excusas: la pobreza y el hambre están ahí, a la vuelta de la esquina. Es hora de que hagamos algo, cada cual de acuerdo a sus posibilidades, para frenar esta escalada de ignominia.

Anuncios

Alessandra y Elisa, cooperantes de Cáritas de Milán en Redes de Solidaridad, finalizan su año de colaboración y se despiden.

 

 

Un año más, el fin del periodo de trabajo en solidaridad con Nicaragua, el cierre de una etapa de la vida, la despedida… Elisa y Alessandra terminaron su estancia en Redes donde han dejado mucho trabajo, mucho esfuerzo, muchos logros y también muchos amigos.

 

Gracias por compartir con nosotros todo un año. Gracias por lo mucho que habéis hecho por Nueva Vida y por Redes. Ojalá podamos volver a veros pronto por aquí.   

 

En octubre vendrán otras dos muchachas al Proyecto, siempre en el marco de colaboración entre Redes de Solidaridad y Cáritas de Milán, merced al cual dos cooperantes realizan una estancia de un año en Nueva Vida. Durante este tiempo, la persona que acude como cooperante se involucra como una más del Proyecto en las actividades. Además, disfrutan de una excelente oportunidad de acercarse a una realidad muy diferente a la que viven cada día en su casa, en su país de origen, aprender o mejorar el idioma español y tener una experiencia que la mayoría de las veces marcará el resto de sus vidas.

Celebrado el I Foro de Educación Redes de Solidaridad “Por una Cultura de Paz”

 

El día 5 de septiembre se celebró en las instalaciones de Redes de Solidaridad el I Foro de Educación “por una Cultura de Paz”. La idea surgió con el objetivo de proponer a los principales actores de la comunidad el desarrollo de acciones para promover una cultura de paz desde la Escuela y la Comunidad.

 

El Foro contó con la presencia y participación del Ministerio de Salud (MINSA), el Ministerio de Educación (MINED), la Policía Nacional, representantes de varios centros escolares de Ciudad Sandino, docentes y alumnos del Centro Escolar de Redes de Solidaridad así como de la Escuela Técnica, la ONG Cantera y el Instituto Juan XXIII, con quienes se organizaba el acto.

 

En este sentido cabe señalar que el Foro se ha celebrado con el apoyo del Proyecto SER (Servicios Educativos en Red) del Instituto Juan XXIII (UCA; Universidad Centroamericana), y forma parte de una serie de foros que se celebrarán en todo el país, siempre en torno al tema de la Educación en Nicaragua.

 

El acto finalizó con la firma de un manifiesto a favor de la paz y de un mundo sin violencia.